VIDA
ORACIÓN
PERFIL CARISMÁTICO
CENTENARIO
FOTOGRAFÍAS
BOLETÍN
LIBROS

Vida de Madre Dolores Márquez

Sevillana del XIX

Dolores Márquez Romero de Onoro nace en Sevilla el 23 de diciembre de 1817.

Cuando tiene diez años muere su madre, Catalina; ella queda de "Señora de la casa" hasta que en 1845 fallece Alonso Márquez, su padre.

Con sus hermanas se va a vivir a Constantina (Sevilla), a casa de los hermanos de su madre, a los que cuidará hasta

Como quiere ser religiosa Carmelita, se dirige al convento de Sevilla en Septiembre de 1859, pero allí encuentra al P. Fco. G.Tejero, que le propone que colabore en la obra de acogida a la mujer prostituida que ha comenzado con Rosario Muñoz en una casita del Barrio Santa Cruz de esta ciudad.Tras acudir durante dos meses a la Casa De Arrepentidas, decide quedarse y compartir su vida con Rosario y las jóvenes.

Es el dos de febrero del año 1860. A Rosario y a ella las confunden con las Arrepentidas; otros piensan que lo que han puesto ha sido una casa de prostitución, y con esa intención llaman a sus puertas y tiran piedras a sus ventanas.

Por todo esto, M. Dolores y el P. Tejero deciden fundar una Congregación Religiosa.

El Obispo de Sevilla aprueba las Constituciones de la Congregación de Religiosas Filipenses Hijas de María Dolorosa en el año 1865.

Durante los años 1866-1868 viaja a Madrid para conseguir la aprobación civil de las Constituciones y un ón.

Está en Madrid durante la revolución de Septiembre de 1868, no puede regresar hasta el mes de Octubre a Sevilla, pero todo lo confía a María Sma. de los Dolores, su Patrona.

Después de vivir en diferentes edificios, las Religiosas Filipenses y sus acogidas pasan definitivamente al convento de Sta. Isabel, donde abren una escuela gratuita para niñas

Entre los años 1874 - 1884 se suceden las fundaciones: Jerez de la Frontera, Córdoba, Antequera, Málaga, ía.

En 1886 es elegida como Superiora General M. Salud Rubio y Sedor, y M. Dolores, apartada del gobierno de la Congregación, y de todas las decisiones, pasa a residir en Málaga, donde es Superiora M. Amalia Lobato, que aprecia mucho a la Madre Fundadora.

. M. Dolores comienza a vivir lo que serán cerca de 20 años de purificación pasiva.

. En 1887 M. Salud la envía a Madrid a pedir limosnas para atender a los gastos de la casa de Sevilla.

. Es un viaje de sufrimientos: Las religiosas que la acogen piensan que viene para “escapar”, se ve obligada a informar que ha ido enviada. Siente que no la tratan como cuando era Superiora General.

Desde Málaga, a pesar de su edad, y delicado estado de salud, es llamada para fundar en 1892 la Casa De Arrepentidas de Cádiz; donde acude, feliz al poder extender el Instituto.

En 1896 M. Dolores es elegida Superiora de la comunidad de Málaga, que atraviesa una situación difícil.

La comunidad se recupera y en 1897, cuando M. Dolores tiene 79 años es citada en la Guía de la Diócesis de Málaga. Dirige la comunidad con 12 hermanas, la casa de penitencia con 40 acogidas y la clase externa con 140 alumnas pobres.

En 1897, el Papa León XIII aprueba la Congregación, esto permitió que M. Dolores y otras 33 Hermanas hicieran sus votos perpetuos el 24 de septiembre de 1898. M. Dolores viajó desde Málaga a Sevilla para hacer los votos perpetuos, ya que anteriormente sólo hacían un voto privado de castidad por un año.

Muy enferma, en el año 1900, vuelve a residir en la Casa Central, en Sevilla, en la que es relegada a un segundo plano y acomodada en una habitación poco a propósito para una enferma. Será el obispo de Sevilla, D. Marcelo Spínola (hoy beato), quien diga a la Superiora que una fundadora debe estar en un sitio mejor de la casa.

Pero ella no sólo no protesta, sino que está contenta con todo, y en sus cartas sólo cuenta lo bueno que le hacen.

El 31 de julio de 1904, con 87 años, llenos de amor y servicio, fallece en Sevilla.


Proceso de beatificación

Fallecida M. Dolores el 31 de Julio de 1904, no es sino hasta 75 años después que se pedirá el Nihil obstat para que se abra la Causa de Beatificación y Canonización de nuestra Fundadora.

El 4 de enero de 1980 fue designada, por el Cardenal Bueno Monreal, arzobispo de Sevilla, la Comisión Técnica para la causa de Beatificación. Dicha Comisión estuvo integrada por: M. Mª de Fátima Valseca, fmd; D. José Mª Javierre Ortas, pbro; D. Carlos Ros Carballar, pbro

Desde este momento se comenzaría la publicación del Boletín M. Dolores, que trimestralmente ha salido a la luz pública, colaborando a la difusión del conocimiento de las virtudes de nuestra Fundadora, y al aumento del número de personas devotas que confían en ella como intercesora ante el Señor.

Dicho Nihil obstat sería concedido el 12 de julio del año 1982.

En Septiembre de ese mismo año, tras promulgarse el Edicto para la recogida de datos, necesarios para el proceso cognicional en la diócesis de Sevilla, el Sr. Arzobispo, D. Carlos Amigo Vallejo, presidió la apertura del proceso diocesano.

A partir de esa fecha, ya nombrados el Postulador de la Causa (P. Teodoro Zamalloa, osst) y Vicepostulador (P. Juan M. Valdés, sj), todos los documentos y testimonios sobre M. Dolores habrán de ser entregados a éste último.

El 30 de Junio de 1983 el Sr. Arzobispo constituye el Tribunal Eclesiástico encargado del proceso de beatificación; quedando éste compuesto por D. Gonzalo Flor Serrano, nombrado Notario del tribunal; D. Juan Manuel García Junco, nombrado Fiscal del tribunal y D. Manuel Benigno García Vazquez, nombrado Juez de dicho tribunal.

El Proceso Cognicional finalizaría un año después, el 14 de octubre de 1984.

La Constitución Apostólica Divinus Perfectionis Magister exigiría el nombramiento de un Relator para la Causa, cargo para el que fue designado, el 31 de mayo de 1985, D. Francisco Moccia, sac.

Unos días después, el 7 de junio, se emitió el regular Decreto sobre la Validez del Proceso, pero el Relator no fue informado.

Pasó casi un año hasta que comenzaran los regulares contactos entre el Relator, el Postulador y M. Mª de Fátima Valseca para dar forma a la Positio super virtutibus, que ella redactaría.

Después de recibida toda la documentación en Roma, el Cardenal Palazzini, prefecto de la Sgda. Congregación para las Causas de los Santos, certificaría la validez del proceso diocesano.

El 15 de enero de 1991 la M. General, M. Enriqueta Romero Romero, presentó en Roma la antología fotográfica de la vida de M. Dolores.

En este punto, no queremos dejar pasar por alto un par de párrafos que incluye el P. Moccia, s a c, en la presentación que realiza de la Positio con fecha 10 de septiembre de 1992:

La religiosa vivía en Sevilla, pero, como me indicó el P. Zamalloa, colaboraría conmigo como si residiese en Roma, en la casa vecina a la mía. Y fue verdaderamente así.

(...)

M. Fátima fue siempre de una disponibilidad y de una tenacidad admirables, y, sobre todo, de una paciencia a toda prueba

(...)

La publicación ofrece, al menos al parecer del Relator que suscribe, un cuadro suficientemente exhaustivo de la vida y virtudes de la M. Dolores y por tanto, con la habitual confianza, el mismo que suscribe firma la presente Positio, fruto de continuos y fatigosos trabajos, al competente examen del Cuerpo que lo ha de juzgar.

El día 19 de octubre de ese mismo año 1992 fue entregada al Dicasterio de la Sgda. Congregación para las Causas de los Santos, y se situó en la lista de Positiones que aguardan su turno para ser estudiadas por los Consultores Teólogos.

En octubre de 1995 recibíamos noticias de que parecía que “pronto se pondría en marcha”.

El 8 de enero de 1996, la avanzada edad y débil salud obligaban al P. Teodoro Zamalloa, osst. a renunciar a su cargo como Postulador de la Causa de Beatificación; y en su lugar era nombrado su sucesor, el P. Antonio Saez de Albeniz, osst, el día 30 de ese mismo mes.

El 17 de marzo de 1997 la Comisión Histórica comenzó sus reuniones para el examen de la Causa de M. Dolores.

El 29 de septiembre, tras larga y penosa enfermedad, en la que siempre mostró conformidad y ofreció por la Congregación y la Iglesia, falleció M. Mª de Fátima, que con tanto ahínco luchó por que nuestra Fundadora fuera conocida, querida y apreciada.

M. Mª de Fátima no pudo ver en vida aprobada la Positio, en la que tanto trabajó, pero sus esfuerzos y entrega no fueron vanos, ya que a los pocos días de su fallecimiento fue aprobada por la Comisión de Cardenales.

Para sustituirla en el cargo de Vicepostuladora de la Causa, que ocupaba en sustitución del P. Valdés, fue designada y nombrada M. Milagros García Aparicio el día 16 de noviembre de este mismo año1997. Actualmente es Vicepostuladora M. Inmaculada Dutrús.

Estamos esperando que se aprueben las virtudes heroicas de M. Dolores y sea declarada “Venerable”. Pero eso se retrasa si no realiza ningún “milagro” que se pueda certificar; porque milagros hace muchos, pero de momento no se ha podido certificar médicamente ninguno.

No duden Vds. en confiarle sus necesidades.