El Cristo de la Buena Muerte de la hermandad de la Hiniesta visita el convento de Santa Isabel.

El Santísimo Cristo de la Buena Muerte, titular de la hermandad de la Hiniesta, presidió este sábado un via crucis que resultó multitudinario tanto en su cortejo como en los fieles y devotos que participaron en este culto externo que tradicionalmente abre el ciclo de estos actos en el calendario cofrade del año.

El Cristo de la Buena Muerte, que llevaba a los pies de su cruz claveles de color rojo, visitó los conventos de Santa Paula, Santa Isabel y San Cayetano, además de los templos de San Marcos y la capilla de los Siete Dolores, sede canónica de la hermandad de Los Servitas. El Señor fue portado sobre unas andas con un paño funerario con el escudo de la Hiniesta. Este via crucis marca el inicio del tiempo de precuaresma en la ciudad. Su cuidada organización, participación, singular recorrido y recogimiento lo ha convertido en uno de los más hermosos que se celebran en la ciudad de Sevilla.